¡Qué maravilloso haber tenido la oportunidad de recibir la visita de María Zambrano! Su legado es verdaderamente inconmensurable en el mundo de la filosofía, al destacar la importancia de los sentimientos en nuestra comprensión del mundo. Su pasión por la poesía, la música y otras disciplinas enriqueció su pensamiento y nos dejó reflexiones profundas sobre la naturaleza humana y la existencia. Sin duda, su influencia perdurará y seguirá inspirando a generaciones futuras.